LOS PUEBLOS INDÍGENAS Y LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE: un marco para la acción

Isabel Hernández y  Silvia Calcagno

Funcionarias de la División de Población (CELADE, Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía) de Comisión Económica Para América Latina[1] (CEPAL), Naciones Unidas.

Estudio conjunto con el Instituto para la Conectividad en las Américas (ICA)[2]

Marzo 2003

América Latina alberga a cuatrocientos pueblos indígenas, alrededor de 50 millones de individuos; la mayoría sufre discriminaciones por su pertenencia étnico-cultural y sobrevive en condiciones de marginalidad que contrastan con el mundo moderno que los rodea. Su exclusión económica se basa en discriminaciones generales, similares a las que registran los estratos empobrecidos del campo y la ciudad; pero, su marginación se profundiza debido a la intolerancia y la discriminación étnico-cultural presentes en las sociedades nacionales de la región.

El paradigma de globalización económica está agudizando los procesos históricos de marginación social de los pueblos indígenas mientras que, en el plano cultural, se propicia un proceso de “homogeneización” que intenta socavar la identidad pluricultural del continente, desconociendo que la construcción de una ciudadanía moderna conlleva el reto de conciliar las particularidades histórico-culturales de cada pueblo con la vocación universalista del desarrollo y la modernidad.

No obstante, las causas del recrudecimiento de la exclusión indígena y su actual marginación de la sociedad informática, no son atribuibles, exclusivamente, a las relaciones de desigualdad que se generan entre el centro y la periferia. Además, es preciso focalizar el análisis en la dinámica interna de estas sociedades y sus liderazgos, en las relaciones de género y los procesos migratorios que definen diferencias entre grupos e individuos indígenas con respecto al nivel educativo, de conciencia étnica y sentido de pertenencia, posibilidades de insersión en actividades no tradicionales y en la aceptación o rechazo de los medios digitales de información y comunicación. En algunos casos, intelectuales, dirigentes y organizaciones indígenas han visto en las TIC una valiosa oportunidad para trascender el nivel local y alcanzar presencia regional, nacional e internacional. En forma rápida y eficiente se han apropiado de la tecnología digital en la que reconocen potencialidades para fortalecer sus procesos político-organizativos, de comunicación, revitalización lingüística y cultural. Paralelamente, otros sectores indígenas levantan voces que denuncian a las TIC como una nueva forma de injerencia de la sociedad nacional que busca sumar a las comunidades al consumo informático pautado desde intereses ajenos.

Para potenciar la inclusión indígena en la sociedad de la información, es necesario avanzar en la definición de propuestas de innovación y políticas sociales de carácter reparador o complementario que fortalezcan los intentos indígenas de superar el desafío de la marginación informática. Las estrategias en este campo surgen en los pueblos originarios que han logrado mayores niveles de cohesión comunitaria y de representación, directa y legítima, en organizaciones de segundo y tercer grado. La sociedad política y la sociedad civil no-indígena, en algunos casos, comienzan a apoyar estos procesos, generalmente, de nivel local. Sin embargo, en materia de políticas públicas, no se ha alcanzado el consenso necesario para accionar en forma integral y coordinada, intentando reunir los esfuerzos gubernamentales, de la comunidad internacional y las asociaciones de la sociedad civil, a fin de impulsar la denominada “oportunidad digital”.

El presente Taller Virtual sobre Inclusión Indígena en las TIC, es un espacio propicio para profundizar el debate conceptual y contribuir a la elaboración de un marco para la acción que facilite el acceso indígena a las TIC, en tanto vehículo de transformación social. El Taller Virtual es una ventana abierta que suma propuestas para una acción integrada desde la mayor diversidad de criterios, experiencias y perspectivas culturales.

Desafíos

Oportunidades

Propuestas

* Prejuicios culturales de las agencias de gobierno, ONGs y amplios sectores de las sociedades nacionales. *

* Altos niveles de desconfianza dentro de las comunidades indígenas respecto al posible impacto disruptivo de las TIC en las pautas culturales y sociales. **

* Desfase de la concepción cultural de tiempo y espacio entre la sociedad indígena y la sociedad global.

* Bajos niveles de alfabetismo y de alfabetización informática indígena.

* Procesos intracomunitarios que dificultan la apropiación de las TIC.

Experiencia histórica de los pueblos indígenas en la apropiación exitosa de bienes culturales de la sociedad global.

Ascenso del movimiento étnico a nivel continental.

Presencia de liderazgos de nuevo tipo.

*Surgimiento de organizaciones de segundo y tercer grado.

*Mayor reconocimiento de la sociedad global del papel de los pueblos indígenas en la sostenibilidad del desarrollo.

* Aumento de la sensibilidad social internacional hacia la situación y

* Disminución de los niveles de prejuicio y discriminación en las sociedades nacionales, a través de acciones comunicacionales específicas.

* Promoción de actitudes favorables hacia las TIC en la población y la dirigencia indígena.

* Implementación de programas específicos de acceso (de corto, mediano y largo plazo), diseñados a partir de diagnósticos integrales realizados con la participación activa de las comunidades indígenas y respetuosos de sus estructuras sociales, culturales y económicas.

 

 

* Altos índices de desempleo; débil base económica indígena.

* Velocidad de cambios tecnológicos que dificultan los procesos de toma de decisión comunitaria. *

* Elevados costos de la infraestructura tecnológica, asociados al aislamiento geográfico y carencia de servicios de infraestructura básica.

* Altos niveles de obsolencia tecnológica.

* Ausencia de marcos legales que faciliten el acceso a líneas de crédito y/o financiamiento de programas tecnológicos.

* Expansión de las TIC orientada según la lógica de mercado.

* Concentración de la producción de hardware y software en un pequeño núcleo de países industrializados. *

* Predominio del idioma inglés en el campo tecnológico.

las demandas indígenas.

*Experiencias de autogestión económica, política, cultural e informática indígena.

Creciente aumento del nivel educativo de la población, en particular, entre los migrantes, que da origen a la presencia de un número significativo de profesionales indígenas.

* Mayor apertura a la incorporación del enfoque de equidad de género.

*Experiencia social acumulada a partir de la efectiva apropiación de las TIC por parte de personas y organizaciones que gestionan en forma autónoma estrategias comunicacionales e informáticas.

*Capacidad instalada en recursos técnicos y humanos.

Experiencias realizadas de e-inclusion a través del modelo de acceso compartido (telecentros).

*Aumento del capital social de las comunidades.

*Aumento de la incorporación tecnológica para alfabetización informática en la educación básica.

* Articulación con programas económicos, sociales y culturales de largo plazo que contemplen inversión estratégica para proveer servicios básicos (electricidad, telefonía, educación) y promuevan la organización autónoma de los pueblos indígenas.

* Regulación jurídica de la participación del sector privado en tales programas y apoyo del sector público cuando el mercado y su dinámica particular no puedan aportar soluciones efectivas para combatir la desigualdad social.

* Implementación de programas de largo plazo que permitan la exploración intra-comunitaria para decidir de que forma las TIC serán incorporadas, aceptando la premisa de que las comunidades indígenas pueden decidir no utilizarlas de la misma manera que otros grupos de las sociedades nacionales

 

Programa Específico de Acceso Indígena a las TIC

Subrayando que el diseño del programa surgirá de diagnósticos integrales realizados con la participación activa de los pueblos originarios, esbozamos a continuación algunos de los puntos centrales a ser contemplados por un Programa de Acceso Indígena a las TIC, vinculado con las demandas de las comunidades (derechos civiles y humanos, gobierno municipal electrónico, resguardo del medio-ambiente, producción, educación autónoma bilingüe e intercultural, salud integral, etc) y coordinado, a nivel local y descentralizado, con las políticas de desarrollo económico, infraestructura básica (electricidad, telefonía, red vial, etc.) y de promoción de la organización autónoma de los pueblos indígenas:

Incorporación de las condiciones mínimas de infraestructura básica en las zonas rurales más postergadas y mejoramiento de la existente en toda el área de asentamiento indígena, de manera de facilitar el acceso de una masa crítica de nuevos usuarios en un número que puede llegar a ser significativo para las cifras nacionales, sobre todo, en países como Guatemala, Ecuador, Bolivia o Perú.

 

Disminución del analfabetismo e incremento del nivel educativo de la población originaria en su conjunto y de las mujeres, en particular.

• Promoción de actitudes favorables hacia la incorporación de las TIC, tanto entre la dirigencia como en el conjunto de la población.

• Énfasis en las transformaciones en la educación básica de niñas y niños: incorporación de programas de educación bilingüe e intercultural (con presencia de agentes, modalidades de transmisión del conocimiento y contenidos culturales propios) y, en particular, impulso al tránsito desde el paradigma pedagógico tradicional hacia las propuestas de la pedagogía crítica, a fin de promover en la población infantil comportamientos proactivos/positivos y el desarrollo de marcos cognitivos conducentes al usufructo de la racionalidad y potencialidad de las TIC.

• Impulso de la modalidad de acceso compartido a las TIC a través de telecentros en áreas rurales y peri-urbanas.

• Reconocimiento oficial, normalización y difusión de la escritura de las lenguas indígenas, a fin de abrir espacios informáticos interculturales donde las manifestaciones de cada pueblo encuentren expresión en su propio código lingüístico, propiciando la producción de un ámbito de aplicación no tradicional para dichas lenguas.

• Identificación y capacitación de organizaciones indígenas de base, rurales y urbanas, que se encuentren en condiciones de autogestionar emprendimientos comunitarios de inclusión informática.

• Auto-identificación de prácticas locales que se potencien con el uso de las TIC y, a su vez, promuevan su incorporación.

• Estímulo de la autogestión en el manejo de las nuevas tecnologías y en la producción de contenidos; fomento del proceso de apropiación y capacitación de los usuarios indígenas.

• Habilitación de instancias de control social, local y comunitario, que garanticen la efectividad de los mecanismos de coordinación, controlen la administración de los recursos informáticos y supervisen su distribución equitativa a nivel de la comunidad.

• Apertura de fuentes de trabajo en base a los nuevos recursos y habilidades disponibles en las comunidades.

• Desarrollo de líneas de investigación sobre las formas de apropiación, acceso, modalidades de uso, objetivos y proyección de la participación actual en la sociedad informática de los grupos e individuos indígenas, focalizando en los estudios en profundidad de casos paradigmáticos y representativos. El diseño de tales investigaciones participativas, orientará la exploración intra-comunitaria para decidir de que forma las TIC serán incorporadas, a partir de la premisa de que las comunidades indígenas pueden decidir utilizarlas de diferente forma que otros grupos dentro de las sociedades nacionales.

 

 



[1] Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL). La CEPAL es una de las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas y su sede está en Santiago de Chile. Se fundó para contribuir al desarrollo económico de América Latina, coordinar las acciones encaminadas a su promoción y reforzar las relaciones económicas de los países entre sí y con las demás naciones del mundo. Posteriormente, su labor se amplió a los países del Caribe y se incorporó el objetivo de promover el desarrollo social. La CEPAL tiene dos sedes subregionales, una para la subregión de América Central, ubicada en México, DF. y la otra para la subregión del Caribe, situada en Puerto España, que se establecieron en junio de 1951 y en diciembre de 1966, respectivamente. Además, tiene oficinas nacionales en Buenos Aires, Brasilia, Montevideo y Bogotá y una oficina de enlace en Washington, DC.

[2] El Instituto para la Conectividad en las Américas (ICA) promueve la implementación de aplicaciones innovadoras de tecnologías de la información y la comunicación (TICs) para el desarrollo en América Latina y el Caribe. El Instituto trabaja para conectar a las Américas apoyando la creación de conocimientos y la capacitación, participando activamente en la formación de alianzas y co-financiando proyectos. La visión del ICA consiste en que al conectar a los ciudadanos de las Américas, se fortalecerá la democracia, generando prosperidad y ayudando a realizar el potencial humano de la región. El ICA fue creado como una de las contribuciones de Canadá a la Cumbre de las Américas del año 2001, recibiendo fondos iniciales para construir sobre el éxito y la experiencia de la Estrategia Conectando Canadienses (Connecting Canadians Strategy) y los programas de desarrollo internacional y de TICs de Canadá. El ICA tiene oficinas en Ottawa y en Montevideo; y está actualmente en proceso de gestación en el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (CIID). http://www.icamericas.net El presente documento ha sido comentado por el Dr. Luis Barnola (ICA), cuyos valiosos aportes que han sido incorporados al texto.